DESAFÍOS Y OPORTUNIDADES del análisis de datos para el desarrollo de ciudades inteligentes

El estudio agregado de la recolección de datos de las ciudades permitirá abordar de forma sistémica la planificación y rediseño de la urbe, en beneficio de los ciudadanos.

Una foto de Santiago de hace 10 años luciría muy distinta a una tomada hoy. Esto, porque las ciudades están en constante cambio y crecimiento, a veces tan rápido que impone importantes desafíos en materia de diseño y planificación urbana. Por esto, y con el objetivo de mejorar la torna de decisiones en temas de políticas públicas en sintonía con las necesidades de los ciudadanos, el Consejo Regional Metropolitano de Santiago (Core) aprobó, el pasado 19 de agosto, la implementación del nuevo Centro Integrado de Gestión Regional: la estación que permitirá a Santiago dar un gran salto en materia de smart cities.

Se trata de un centro tecnológico que posibilita, desde un solo punto operativo, monitorear, recolectar, analizar y compartir información entre instituciones y hacia la ciudadanía, con el fin de responder de manera integral a las problemáticas de la Región Metropolitana, como la contaminación, movilidad, seguridad y mejorar la cohesión social, entre otros.

En palabras simples, esto es un gran avance para que Santiago se transforme en una Big Smart City, donde todos los datos que hoy se procesan de manera aislada pasarán a ser analizados en un Big Data en tiempo real.

“Este gran paso es imprescindible para lograr reconfigurar nuestras realidades en forma rápida y drástica como en el escenario actual, por lo que este anuncio es sumamente positivo y oportuno. Desde nuestro enfoque, las ciudades inteligentes se centran no solo en sus tecnologías y datos, sino en encontrar a partir de ellos soluciones reales e innovadoras a problemáticas particulares y específicas, que es nuestro propósito”, expresa Antonio Moreno, gerente de Entel Ocean, unidad digital de Entel.

Sin embargo, la articulación de ciudades inteligentes no está exenta de retos, los que deben ser abordados en conjunto entre el mundo privado, la academia y las autoridades, poniendo a los ciudadanos como eje de esta transformación.

Al respecto, Luz María García, gerente de Sé Santiago, señala que “frente a este nuevo escenario, en el que convergen viejas y nuevas problemáticas, la participación ciudadana y el empoderamiento de las comunidades cobran relevancia. Esto ya ha sido considerado por organismos públicos y privados en, por ejemplo, el programa Sé Santiago Smart City, que contempla cuatro ejes de desarrollo: Movilidad, Seguridad, Medioambiente y Recursos Habilitantes. A esto, se incorporó transversalmente el empoderamiento ciudadano como un factor clave para la resolución de las necesidades bajo este nuevo enfoque”.

Por su parte, el director de Corfo Metropolitano, Álvaro Undurraga, asegura que “tenemos una gran oportunidad para transformar nuestras ciudades, situando a las personas en el centro de las decisiones. Así, el involucramiento activo de los ciudadanos resulta fundamental para construir ciudades más inclusivas. Desde nuestro programa Sé Santiago, hemos levantado proyectos que van en esa linea, con emprendimientos que están generando cambios muy fuertes dentro de las industrias y los mercados. De esta forma, trabajamos para mejorar y hacer más eficientes los recursos”.

ANÁLISIS DE DATOS
En el contexto de las smart cities y el Big Data Analytics, Entel Ocean cuenta con experiencia en temas de video analítica, loT e inteligencia artificial en sectores forestales, de retail, medioambientales, de salud y municipios, donde poco a poco se empiezan a ver los aportes: unos en la optimización y uso eficiente de recursos para atender a las necesidades de distintas industrias y ciudadanía: y otros, en presentar a la tecnología como un habilitante indispensable para trabajar en el desafío de transformar las ciudades en inteligentes e inclusivas.

Además, desde la movilidad y geo-inteligencia, Entel recientemente se sumó a los esfuerzos del Instituto de Sistemas Complejos de Ingeniería (ISCI) de la Universidad de Chile, aportando con información proveniente de su infraestructura de telecomunicaciones en forma agregada y anonimizada. Esta, junto al apoyo del equipo de data scientist de Entel Ocean, permiten analizar cómo la movilidad podría estar impactando el curso de la pandemia.

“Desde Entel buscamos ser un actor relevante en este tipo de proyectos donde el uso de la tecnología, el uso de datos y la colaboración ocupen un lugar central, fomentando que el proceso de transformación de las ciudades se viva desde un comienzo bajo un modelo participativo, de co-creación, que considere una conversación con los distintos actores, dejando a la ciudadanía siempre en un lugar protagónico”, concluye Antonio Moreno.

FUENTE: EL MERCURIO