Uso de datos: tecnologías al servicio de los ciudadanos

Expertos y autoridades realizaron un análisis sobre los usos de la información para la gestión efectiva de las urbes en “Redefiniendo el uso responsable de los datos en las ciudades de hoy”.

El Covid-19 ha acelerado los procesos de adopción tecnológica en el mundo y las ciudades no quedan fuera de estos procesos, en distintas partes del mundo, grandes ciudades han podido mantener su funcionamiento de manera remota. Pero sin dudas, aún existen muchas dudas sobre el uso de datos para la gestión de las ciudades, especialmente en Chile, donde hablar de ciudad inteligente es algo relativamente nuevo.

Dada la realidad que enfrenta Chile y el mundo, el pasado 15 de julio, se llevó a cabo el evento “Redefiniendo el uso responsable de los datos en las ciudades de hoy”, organizado por Fundación País Digital, en conjunto con Corfo, Entel y Cisco. En esta instancia, tanto expertos como autoridades realizaron un análisis sobre los usos de la información para la gestión efectiva de las urbes.

En primer lugar, Pelayo Covarrubias, presidente de Fundación país Digital, explicó la importancia de abordar el tema de Transformación Digital y las Smart Cities. “Lo que hoy día estamos haciendo es hablar de cómo la tecnología ha tenido relevancia en la administración de esta pandemia social y luego en la administración de esta pandemia económica. Sin dudas, las telecomunicaciones juegan un rol fundamental y ha sido tremendamente importante que podamos seguir, a través de ellas, con teletrabajo, asistencia al mundo de la medicina y podamos seguir manteniendo la educación. Por eso hoy día la Transformación Digital es fundamental para avanzar hacia una ciudad inteligente”.

En este contexto, el Ranking Cities in Motion 2016 posicionó a Santiago como la ciudad número 1 en Latinoamérica y 80 a nivel nacional entre 181 urbes. Frente a esto, Álvaro Undurraga, director regional Metropolitano de Corfo, afirmó que “el concepto de ciudad inteligente busca resumir las capacidades de la ciudad para brindar herramientas y posibilidades de respuesta a sus problemáticas a través del uso intensivo de tecnologías de información y comunicación”.

En ese sentido, el año 2015 Corfo creó una serie de programas estratégicos, entre ellos Santiago Ciudad Inteligente, que es “el más antiguo e importante y tiene como objetivo activar y articular la generación de soluciones en torno a la movilidad, seguridad y medio ambiente para el gran Santiago, utilizando tecnologías en el marco de una ciudad inteligente, además de fomentar la colaboración público-privada en el desarrollo de estos ámbitos”.

Posteriormente se dio paso a la presentación de Felipe Guevara, intendente de la región Metropolitana, quien entregó un panorama general sobre los desafíos de la ciudad y el uso de los datos en el ámbito local. Además, aseguró que “hablar de una ciudad conectada e inteligente es un concepto relativamente nuevo en Chile, pero que en otros países es una realidad cotidiana desde hace mucho tiempo. Para explicar en términos muy simples, se trata de múltiples sensores o dispositivos que captan diferentes señales del medio ambiente y las transmiten a computadoras en los centros de gestión de nuestras ciudades. Estamos hablando de información útil para temas como el tránsito, la seguridad en espacios públicos, la fluidez de atención en servicios estatales, entre otros”.

Sumado a lo anterior el intendente explicó que es necesario trabajar de manera coordinada, compartiendo los datos de cada una de las instituciones, lo que permitirá mejorar los tiempos de respuesta para Santiago, transformándola en una ciudad inteligente.

Uso de datos

En la actualidad los ciudadanos, autoridades y empresas están cada vez más empoderados por el acceso a la información. En este contexto, los expertos y autoridades entregaron distintas recomendaciones para el uso de datos en Chile.

En este contexto, Antonio Moreno, gerente de Entel Ocean, aseguró que “es fundamental fortalecer la confianza con los ciudadanos y para eso hay 3 pilares claves en los que centrarse. En primer lugar, la transparencia de cara a los usuarios respecto a qué se hará con los datos. Por otro lado, la gestión responsable de la información, esto implica que tenemos que hacernos cargo de los sistemas de ciberseguridad que nos permiten hacer una efectiva gestión de estos datos. Y, por último, la calidad de los datos o los beneficios esperados de éstos, donde tenemos que tener un compromiso final con el ciudadano para poder entregar el beneficio real visible para que puedan tangibilizar el impacto en la mejora de la calidad vida”.

En esta línea, el alcalde de la comuna de Renca, Claudio Castro, analizó los atributos de contar con sistemas de monitoreo para las ciudades. “Muchos alcaldes hemos hablado meses de lo que significa la desigualdad en el acceso a servicios públicos. Yo creo que la tecnología nos permite ofrecer servicios públicos, servicios básicos para la población democratizando el acceso a esos servicios, en la medida que seamos capaces de ofrecerlos implementarlos y generar las condiciones para que sean accesible a la ciudadanía. Por lo tanto, la tecnología puede ayudarnos a superar ciertas brechas de desigualdad”, explicó.

Posteriormente, Germán Codina, alcalde de Puente Alto, quien hizo un análisis del uso de votación electrónica, proceso que fue utilizado en la consulta ciudadana del año pasado. “En la consulta ciudadana buscamos que la tecnología permitiera salir de un momento político muy difícil que vivía el país, abriendo un espacio de diálogo democrático. Eso tiene ciertas dificultades, algunas de las cosas que logramos identificar y que son importantes es por ejemplo que la información tiene que estar encriptada, tiene que resguardarse el secreto del sufragio, entre otros”, indicó.

Para finalizar, el country manager de Cisco Chile, Victor Toscanini, entregó recomendaciones sobre las distintas tecnologías para una ciudad inteligente y ciberseguridad. “La tecnología está, por lo tanto, nos tenemos que preocupar de la coordinación y cooperación de todas los sectores, tanto públicos como privados. La colaboración está en poner al ciudadano en el centro de todos los servicios, las políticas y procesos. Hay que manejar toda la información en pos de servicios para los ciudadanos y también trabajar en políticas sobre procesos de seguridad para proteger los datos y evitar cualquier ciberataque. Los ciudadanos deben ser nuestro principal foco con el fin de mejorar la calidad de vida de la gente mediante toda la tecnología que está disponible”.

Fuente El Mostrador